de lo que va esto

mi vida marujil, curiosidades, consejos, recetas, lo que me enternece, lo que me mortifica, lo que me encuentro, lo que me encuentra.







TODO LO DIVERTIDO ES ILEGAL, INMORAL O ENGORDA




domingo, 29 de abril de 2012

Los políticos; ¿nunca cambian?


Cardenal Mazarino
Aprovecho la proximidad del 1 de Mayo como jornada revindicativa,  para hacer circular este escrito, que describe una (supuesta, no he podido comprobar su veracidad) conversación entre  el Cardenal Mazarino  (diplomático y político, primero al servicio del Roma y luego de Luís XIII. Sucesor del cardenal Richelieu como primer ministro  y quién realmente gobierna Francia bajo la regencia de Ana de Austria en nombre del rey Luis XIV, el futuro Rey Sol,  quien heredó el trono con 5 años )

Jean Baptiste Colbert
 y Jean Baptiste Colbert (que fue secretario personal de Mazarino y su sucesor) Plebeyo y eficaz burócrata.    


Va por delante hacer saber que no es una entrada original, es posible que ya la hayáis leído en otros lugares de la red, pero me parece interesante comprobar que la situación que describe;  hace nada “más” que cuatro (4)  siglos;  se puede extrapolar perfectamente a la actualidad, a una hipotética y ficticia conversación entre políticos actuales, con independencia de su tendencia ideológica  e incluso de su país.



DIÁLOGO ENTRE COLBERT Y MAZARINO


Colbert: Para conseguir dinero, hay un momento en que engañar al contribuyente ya no es posible. Me gustaría, Señor Superintendente, que me explicara cómo es posible continuar gastando cuando ya se está endeudado hasta al cuello...

 Mazarino: Si se es un simple mortal, claro está, cuando se está cubierto de deudas, se va a parar a la prisión. ¡Pero el Estado...! ¡Cuando se habla del Estado, eso ya es distinto! No se puede mandar el Estado a prisión. Por lo tanto, el Estado puede continuar endeudándose.  ¡Todos los Estados lo hacen!
 

 Colbert: ¿Usted piensa eso? Con todo, precisamos de dinero, ¿y cómo hemos de obtenerlo si ya creamos todos los impuestos imaginables?
 
 Mazarino: Se crean otros.

 Colbert: Pero ya no podemos lanzar más impuestos sobre los pobres.
 
 Mazarino: Es cierto, eso ya no es posible.

 Colbert: Entonces, ¿sobre los ricos?

 Mazarino: Sobre los ricos tampoco. Ellos no gastarían más y un rico que no gasta, no deja vivir a centenares de pobres. Un rico que gasta, sí.
 
 Colbert:
Entonces, ¿cómo hemos de hacer?

Mazarino: Colbert, ¡tú piensas como un queso de Gruyere o como un orinal de enfermo! Hay una cantidad enorme de gente entre los ricos y los pobres. Son todos aquellos que trabajan soñando en llegar algún día a enriquecerse y temiendo llegar a pobres. Es a esos a los que debemos gravar con más impuestos..., cada vez más..., ¡siempre más!  A esos, ¡cuánto más les quitemos, más trabajarán para compensar lo que les quitamos!  ¡Son una reserva inagotable!

domingo, 22 de abril de 2012

Una de uñas


Me gustan  uñas arregladas. No de esas uñas larguísimas que siempre me dan la sensación de garra y de pertenecer a personas no demasiado hacendosas ni aseadas, si no  unas cortas y limadas de forma redondeada, siguiendo el contorno del dedo, ya sean pintadas de colores, solo con brillo o naturales.

Manías mías: las uñas largas por más limpias y cuidadas  que se lleven, no puedo evitar pensar que todos usamos las manos para limpiarnos el trasero después de ir al baño así que ya puedes lavarte las manos e incluso (me consta que no  todas esas que se pasean con zarpas, lo usa)  frotar con un cepillo para uñas,  que las bacterias del intestino seguro que proliferan  en esas las uñas...No puedo evitar sentir repulsión. 


Bueno, una vez hecha esta aclaración sobre mi aversión por las uñas largas paso a contar algún truco para su cuidado.

1/ Nunca corto las pieles alrededor de la uña, primero porque da un aspecto descarnado a la uña si no se hace muy bien, y porque salen muchos más padrastros y/o pieles.  Así que pongo un “mata pieles”  alrededor y con el palito de naranjo, siempre de madera, que el metálico daña la base de la uña,  con cuidado lo voy apretando hacia dentro.

2/ Siempre antes de usar un esmalte de color, aplico una base transparente, así evito que esos esmaltes que acaban cambiando color natural de las uñas tengan contacto directo con ellas.

3/ Como tampoco es que tenga mucho tiempo, para estar esperando a que se seque el esmalte, el truco del almendruco que mejor me funciona para ese menester, es: pintar la uñas con aceite de oliva, no sé qué extraña combinación se debe producir…pero las secas de maravilla, he probado el brillo secante de Mercadona que no me funciona en absoluto. Otra opción es el uso de esmaltes de secado rápido, pero claro, no  tienen tanta disposición de colores.


Las mías
Las mías.
No es que haya descubierto la sopa de ajo con estos truquitos, pero de verdad que a mí es lo que me funciona.  Me gustaría saber los vuestros.

lunes, 16 de abril de 2012

Si te gusta bailar, que importa el tipo de pareja o el Perro Travolta

Me gusta bailar, como creo que a la mayoría de las mujeres, lo malo es encontrar una pareja del sexo adecuado (hombre) para hacerlo. Debe ser algo genético, porque hay que reconocer que si de algo adolecen los hombres, es de coordinación corporal excepto para los deportes.
Este video es la demostración de que cuando se lleva el ritmo en el cuerpo, da igual hasta la especie a la que pertenezcas……


video



domingo, 1 de abril de 2012

Cochinadas a tutiplen



Me gustan los cerdos,  un bicho que me encanta, tanto verlo como……. comerlo!!!!! Dios que  rico es el jamón serrano;  no en vano nací en uno de esos años que los chinos llaman del Jabalí, vamos el cerdo salvaje.

Tanto me gustan y tan gracioso y simpáticos los encuentro que  tengo una pequeña colección de ellos.

Esta colección ha dado paso a una  venganza de lo más intima y personal.  

Era habitual entre los compañeros de la empresa hacerse fotos en  ocasiones como  Navidades, cumpleaños, ascensos, bodas…. y  todo ese tipo de cosas. Así que al igual que  figuras, huchas, jarras  y demás  que componen mi colección de cerditos; también tengo una nada desdeñable colección de fotos de compañeros y jefes. Así que nada más sencillo que cuando alguien me hace enfadar mucho, pero mucho, pongo junto a mis adorables figuritas  la foto del individuo/a en cuestión…….. ellos no lo saben, ni se imaginan que han pasado a ser parte de una piara humana. Algunas de esas fotos ya tienen marco,  intuyo que formaran parte de mi colección durante mucho tiempo, no quiero que se estropeen. En mi descargo he de decir que el original de alguna de ellas, para su próxima vida se merece un destino peor que vivir en una porquera.

Sé que es infantil,  pero esta acción tan sencilla y tonta me evita hacer un acto más agresivo y me permite conservar las buenas maneras y mi encanto natural…….. que en el trabajo es algo primordial.

Un último consejo sobre el particular: Si invitáis a compañeros y/o jefes a vuestra casa por algún motivo…….. acordaros de retirar las fotos, os sorprenderá saber que la mayoría de la gente no tiene tanto sentido de humor y se lo toman como una grave ofensa.